Rita Hayworth, la diosa de los rizos de fuego

Margarita Carmen Cansino, Rita Hayworth

Margarita Carmen Cansino, nació en Brooklyn un 17 de octubre de 1918. Su padre, Eduardo Cansino Reina, era bailarín español, de origen sefardí y natural de Sevilla. Empezó una desastrosa carrera en Estados Unidos junto a su hermana, haciéndose llamar Los Dancing Casino. Hoy os hablamos de Rita Hayworth, la diosa de los rizos de fuego.

Su madre, Volga Margaret Hayworth norteamericana, de origen irlandés e inglés era  bailarina en los Ziegfeld Follies. Ambos se conocieron durante la representación musical “Follow me” en la que participaban. Tras el nacimiento de Margarita, vinieron al mundo dos niños más, los cuales no heredaron el talento de sus padres que sí hizo Rita.

rita hayworth la diosa

No podemos recordar la época dorada del cine hollywoodiense sin la imponente presencia de Rita Hayworth. Fue de las actrices más glamurosas y emblemáticas, hechizando a todo aquel que la veía con su salvaje belleza. Sin duda, fue una de las divas que reinó en Hollywood en los años 40. La prensa rosa de la época la llamó “la diosa del amor”, precisamente por esa extraordinaria belleza y porque todos los hombres caían rendido a sus pies.

Incluso actualmente, ocupa el décimo noveno lugar en el ranking de la lista del American Film Institute como una de las grandes estrellas del cine.

Sin embargo, y a pesar de los éxitos que cosechó en Hollywood, su vida personal fue un tanto complicada.

Abusos sexuales por parte de su padre

Su padre descubrió muy pronto que la chiquilla tenía talento y la obligó a aprender a bailar flamenco, cosa que a Rita; o Marga, como la llamaban familiarmente, no le gustaba demasiado.

Con la temprana edad de 12 años, su padre la sacó del colegio, y empezó a recorrer escenarios y antros de mala muerte para acercarse a Los Ángeles, con la intención de que algún productor de Hollywood se fijase en ella.

Pero esto supuso un auténtico infierno para la que se acabaría convirtiendo en una de las mujeres más bellas del mundo. Eduardo la obligaba a fingir que eran pareja, presentando espectáculos con toques un tanto eróticos, y el juego acabó con abusos sexuales, violencia y violaciones por parte de su padre. Su madre cayó en las garras del alcohol, sintiéndose una desgraciada y despreocupándose por completo del sufrimiento de su hija.

Rita Hayworth y su padre

Quizás esto fue lo que marcó su posterior relación con los hombres, ya que se casó en cinco ocasiones pero en ninguna logró ser feliz. Ella misma reconoció que se sintió toda su vida “mala e indigna”, cuando en realidad era una víctima de unos padres sin escrúpulos.

«logró aparecer en un film de la compañía “La nave de Satán”, protagonizada por Spencer Tracy»

Los abusos y la desbordada ambición de su padre llegó a un punto en que en una ocasión, mientras actuaban en un local de Tijuana, local por cierto, frecuentado por gente relacionada con el cine, un magnate de la “industria” se fijó en Margarita, y acordándolo con Eduardo, la llevó ante Darryl F. Zanuck, un peso pesado de la Fox. Zanuck intentó seducir a la joven pero esta le rechazó enérgicamente. Esto supuso que no hubiese tratos con la Fox y una monumental bronca por parte de Eduardo, que descaradamente intentaba mercantilizar a su joven hija.

Sin embargo, sí logró aparecer en un film de le compañía “La nave de Satán”, protagonizada por Spencer Tracy, en el cual interpretaba un baile erótico. Fue entonces cuando la empezó a rondar el que sería su primer marido, un caradura que llevaba ya tres matrimonios a cuestas y que se hacía pasar por empresario petrolero.

El matrimonio, una cruel vía de escape

Margarita estaba cansada de la miserable vida que estaba viviendo junto a su padre, llena de abusos, violencia y necesidades, así que consideró el matrimonio como una vía de escape.

Se casó precipitadamente con Edward Judson, el cual, le doblaba la edad. El matrimonio duró cinco años, durante los cuales, Margarita no logró ser feliz.

«Las gestiones al final dieron su fruto, y finalmente Columbia le ofreció un contrato»

A Judson sólo le interesaba sacar el máximo partido económico de su joven esposa y le presentaba a ejecutivos de Hollywood sin importarle lo más mínimo lo que hiciesen con ella…

Sólo le interesaba la obtención de algún contrato. Las gestiones al final dieron su fruto, y finalmente Columbia le ofreció un contrato, pero no sin soportar que el magnate de la compañía, Harry Cohn intentase también irse a la cama con ella. Sin embargo, la ya rebautizada como Rita Hayworth le rechazó.

rita hayworth la diosa

Durante este matrimonio se forjó la imagen que recordamos de Rita Hayworth, Edward puso todo su  empeño en convertir a su mujer en una estrella, modificando y sofisticando su imagen hasta que sacó el máximo partido de la sensual Rita.

Hayworth vivía atemorizada y se acabó cansando de Judson, finalmente finiquitaron su matrimonio tras un tenso divorcio. Entonces entró en su vida Orson Welles, quien cayó fascinado ante su belleza tras verla en una revista. Pronto se casaron y de aquel matrimonio nació una de las dos hijas de la actriz, Rebeca.

«Rita confesó que nunca había sido tan feliz antes como con Welles»

Pero Rita se acabó cansando de esperar en casa a su marido noche tras noche mientras él tenía continuos escarceos amorosos, uno serio y sonado con Judy Garland, y una intensa vida bohemia y nocturna. El matrimonio duró otros cinco años.

A pesar de haberla tratado tan mal como supo, Rita confesó que nunca había sido tan feliz antes como con Welles, lo cual muestra claramente la vida desgraciada que la acompañaba. El sufrimiento por este amor la llevó a empezar a beber demasiado.

rita hayworth la diosa

Howard Hughes, el magnate tejano, sucedió a Welles. Rita se quedó embarazada, sin embargo, toda la relación acabó con un discreto aborto.

rita hayworth y yasmine

Poco tiempo después, durante un viaje a Francia, Rita Hayword conoció al príncipe de los ismaelitas Alí Khan, el cual cayó rendido ante la belleza de la actriz y no dudó en abandonar a su esposa y a sus dos hijos. Alí heredó el título tras la muerte de su padre Aga Khan.

Con este matrimonio que se tuvo que precipitar por un embarazo, Rita se convirtió en princesa, y empezó a vivir una vida de lujos que no había soñado hasta entonces. Esta relación le costó numerosas críticas, dudando de su moralidad y llegando incluso al boicot sus películas.

«Rita se fugó con sus dos hijas a Nueva York»

Su matrimonio se celebró con una fastuosa ceremonia en la Costa Azul francesa, y fue cubierta por todas las revistas y noticieros de la época. De este matrimonio nació su hija Yasmine, la hija que siempre permaneció al lado de su madre.

Alí Khan tenía fama de vividor y juerguista, lo cual no tardó en demostrar. Dos años después de haberse casado, Rita se fugó con sus dos hijas a Nueva York, ante el temor de que el príncipe le arrebatara a su bebé.

Ya en casa, Kirk Douglas ocupó fugazmente su corazón con un breve idilio. El actor, dijo sobre Rita, pasado un tiempo estas palabras: “Intuía que había algo en su interior que yo no podía solucionar; soledad, tristeza, no sé, algo que me deprimía. Tuve que dejarla”.

«James Hill, que le sacó todo el dinero que pudo»

A partir de ahí, Rita empezó a deslizarse poco a poco por una cuesta que la llevaría al alcoholismo y la desesperación. Por esa cuesta pasaron dos maridos alcohólicos, Dick Haymes, un mediocre cantante argentino que la maltrataba físicamente y James Hill, que le sacó todo el dinero que pudo y la siguió maltratando.

rita hayworth la diosa

Con apenas 50 años empezó a tener pérdidas de memoria que se achacaron a su alcoholismo debido al desconocimiento de la enfermedad, sin embargo, lo que empezó a padecer fue alzheimer, que se le diagnosticaría 20 años después.

Welles y Hayworth nunca dejaron de ser amigos, de hecho, la visitó con un alzheimer ya avanzado antes de morir, pero Rita no lo reconoció. Esto causó un gran impacto en Welles, declarando “la sangre se me heló en las venas”.

A los 68 años, un 14 de mayo de 1987, Margarita Carmen Cansino murió acompañada de su hija Yasmine en su apartamento de Manhattan.

Carrera cinematográfica

Su estrella comenzó a brillar, durante su primer matrimonio, tras el estreno de “Sólo los ángeles tienen alas”, consolidándose con “Sangre y arena”, película basada en la obra del valenciano universal Blasco Ibáñez.

Pero la fama que la hizo eterna llegó con la interpretación estelar de Gilda. Rita Hayworth fue capaz de pasar a los anales de la historia como mito erótico con sólo quitarse un guante.

La película fue censurada en algunos países, como en España, donde fue censurada y criticada muy duramente. Con perspectiva, y viendo que Rita sólo se quitaba un guante, ¿qué basura tenían en la cabeza esas mentes pensantes llamados censores?

rita hayworth la diosa

Un poco más tarde, en 1947, con su todavía marido Orson Welles, rodó “La dama de Shangai”. A pesar de que el film no tuvo una gran acogida por el público en su momento, en gran parte debido a que Welles le cortó el pelo, la tiñó de rubio platino, la convirtió en arpía y la mató al final; ambos eran conscientes de que estaban rodando un auténtico clásico del cine, como así lo manifestó Rita Hayworth y como así se demostró con el tiempo.

Tienes un trailer de la película, aqui

Sin duda, Gilda es el papel más importante de su carrera, aunque también marcó el comienzo de su declive, ya que en ningún otro de los papeles en los que trabajó consiguió alcanzar el mismo éxito como sex symbol.

rita hayworth en gilda

Otros títulos destacados son “Los amores de Carmen” y “La dama de Trinidad”, en los que repitió pareja con Glenn Ford, sin embargo, ni de lejos lograron el éxito de “Gilda”.

Más tarde llegó “Salomé”, del director William Dieterle, en el que recreaban la historia bíblica, “La bella del Pacífico”,  “Fuego escondido” junto a Robert Mitchum y Jack Lemmon y “Mesas separadas”, con Burt Lancaster y Debora Kerr. O el film “El último chantaje”, junto a Rex Harrison.

Rita Hayworth nunca fue nominada a los premios Oscar, su protagonismo en esta gala se limita a entregar un premio a la mejor dirección en 1964.

rita cansino

De su última etapa destaca el film “El fabuloso mundo del circo”, de 1964 junto a John Wayne y Claudia Cardinale. Y otros como “El aventurero”, con Anthony Quinn y “La ira de Dios”, su última interpretación para la gran pantalla.

Sus apariciones en televisión posteriores son anecdóticas, ya que su adicción al alcoholismo y sus prontas pérdidas de memoria no le permitieron seguir trabajando. 

Si te ha gustado el artículo, no te pierdas otro monstruo del cine de todos los tiempos, Paul Newman, te sorprenderá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here