Presentar tu nueva pareja a los hijos

Sufrir el divorcio de unos padres, o el fallecimiento de alguno de ellos, es un hecho muy traumático para la gran mayoría de niños. Si añadimos, además, que alguno de los progenitores conozca a una nueva pareja, el dolor puede aumentar de manera exponencial y es que presentar tu nueva pareja a los hijos siempre es un reto complicado.

Se debe prestar especial atención al desarrollo emocional y a las necesidades de los niños que sufran este tipo de situaciones. Es posible que los mayores no sepamos interpretar ciertas señales de alarma que nos dicen que nuestros retoños no viven tan felices como nosotros pensamos.

Analiza si realmente es una relación seria

El hecho de tener hijos no debe dificultar que nos enamoremos y que queramos tener una nueva pareja, o incluso más hijos. Pero se debe prestar especial atención a una serie de detalles que pueden determinar que todo sea sencillo, o por el contrario, muy complicado.

presentar tu nueva pareja

Lo primero que debes analizar es si vas en serio con esa nueva pareja y merece la pena pasar por ese trance. Si no lo ves del todo claro, o son parejas esporádicas de corta duración, los psicólogos no aconsejan que el niño tome contacto con estas nuevas personas que pasan por tu vida, o al menos, que no lo conozcan como pareja tuya, y sobre todo, que no vean cierta intimidad que pueda afectarles de cara a aceptar una relación futura seria.

En el caso de niños pequeños, todavía puedes tener la suerte de que ciertos detalles se les escapen, pero en el caso de tener hijos adolescentes, ver ciertas cosas puede ser muy contraproducente en su educación. Recuerda que los hijos aprenden gran parte de su educación por imitación. Sé un ejemplo a seguir y no les muestres lo que no te gustaría ver en ellos.

«Al presentar tu nueva pareja, sin comerlo ni beberlo, puedes encontrarte incluso con casos de pederastia»

Debes analizar también si esa persona que acabas de conocer puede llevarse bien con tus hijos, o si puede resultar una buena influencia para ellos. Ten en cuenta, que incluso la policía, aconseja no dejar a los niños al cuidado de nuevas parejas que acabamos de conocer, hasta que estemos totalmente seguros de su comportamiento con ellos. Sin comerlo ni beberlo, puedes encontrarte incluso con casos de pederastia. Sentimos ser así de bruscos, pero es la cruda realidad.

Si no confiarías tu dinero a alguien a quien apenas conocer, tus hijos menos, ellos deben ser tu bien más preciado.

Cuando realmente conozcas a la persona con la que vas a emprender una nueva relación, y tengas la seguridad de que no va a ser algo esporádico, entonces puede ser el momento de que conozca a tus hijos.

Presentar tu nueva pareja: toma de contacto con los niños

Los psicólogos aconsejan que el proceso sea paulatino, de forma que el niño se acostumbre a la presencia de ese nuevo elemento que va a formar parte de su entorno. Si entra en la vida del niño como un huracán, ocupando un rol demasiado autoritario puedes conseguir un efecto rebote que haga que esa relación esté condenada al fracaso y a la infelicidad del niño.

nueva pareja niños

Lo mejor sería empezar por pequeñas tomas de contacto, como una salida al cine, al parque, a una merienda… Un entorno neutro que no sea el del hogar, de forma que el niño no vea amenazado su sitio. Cuando estés a solas de nuevo con tu retoño, pregúntale qué tal ha ido, si lo ha pasado bien y si le gustaría repetir.

En este vídeo, encontrarás una pequeña charla sobre como hablarle a los hijos de tu nueva pareja.

Si la respuesta es afirmativa, se trataría de ir haciendo salidas, cada vez más largas, hasta que el niño pueda ver a esa persona como alguien cercano y próximo a su entorno. Ese será el momento de entrar en el hogar.

Comienza por periodos cortos, como una cena en plan pizza viendo una peli en casa, o una barbacoa en el jardín un domingo… Hasta que esa persona pueda empezar a pasar la noche en tu casa y no resulte violento para nadie.

Mucho diálogo y sin usurpar roles

Los niños no son tontos, sencillamente son niños, y entienden todo lo que pasa a su alrededor. Habla con ellos, con franqueza y sinceridad. Si ya has pasado por todas las etapas que te mencionamos anteriormente, y sin embargo el niño siendo reticente, muéstrale tus sentimientos.

Dile que te has enamorado, que consideras a esa persona importante en tu vida y que haga un esfuerzo por aceptarle. Piensa que quizás, el niño puede estar influenciado por familiares mal intencionados o por otro progenitor que no vea con buenos ojos que rehagas tu vida con otra persona.

Hablar, hablar y más hablar, esa es la clave. Escucha lo que siente, puede que una tormenta esté pasando por su cabeza, y que se debata entre la lealtad a tu ex pareja y el amor que pueda sentir por ti. Sé paciente, trata las cosas con mucha calma y, sinceridad ante todo.

«Hay que respetar el espacio de cada uno»

Además, deja claro que esta nueva persona no va a ocupar el puesto de su otro progenitor, esa persona siempre será su padre o su madre, y que el nuevo elemento que se incorpora a la familia no va a ocupar ese rol.

Hay que respetar el espacio de cada uno, y hacer partícipe de la vida y la educación del niño a tu ex, siempre y cuando esto sea sano y posible. Está claro que en ocasiones donde entran en juego malos tratos o abusos, esto no tiene lugar.

Pero si estamos hablando de una separación o divorcio entre personas civilizadas, todos deben tener su rol y su lugar en la familia. Esto hará que el niño se vaya relajando y acabe aceptando a esta nueva persona, que por supuesto, también debe ganarse su lugar y la simpatía de esos niños a los que tanto amamos.

Esperamos que estos consejos ayuden a que presentar tu pareja a los niños se convierta en algo natural, no en algo traumático.

Si quieres descubrir más artículos, visita nuestra sección de relaciones y familia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here