La historia del bikini y su evolución

Introducción

Si hoy en día nos choca que se controlen los aforos y las condiciones en las que ocupamos nuestras playas, quizás debíamos de remontarnos a principios del S. XX para encontrar una imagen más surrealista todavía.

Los controles que estamos sufriendo ahora se producen por una alerta sanitaria, pero los controles que se realizaban por aquellos tiempos eran por pudor e intentando evitar el escándalo público.

historia del bikini

Aquí te dejamos un curioso video sobre La historia del bikini y su evolución

Y es que a las mujeres nos medían el traje de baño para determinar la cantidad de pierna que enseñábamos y, el guardia urbano de turno, determinar si eras una frescales, o por el contrario, una mujer pudorosa y digna de bañarse en su playa.

Pero en 1946, el ingeniero francés Louis Réard revolucionó el concepto de trajes de baño, y el tsunami posterior no pudo pararlo ningún guardia urbano que se terciase, ya que todos, acabaron rendidos a sus pies; hablamos de la historia del bikini y su evolución.

La historia del bikini: Un bautismo peculiar

Incluso su nombre procede de una de tantas barbaridades históricas cometidas por el hombre, la historia del bikini no es la excepción. Réard bautizó su traje de baño de dos piezas por las islas Bikini, precisamente el lugar donde se acababan de realizar las primeras pruebas del lanzamiento de bombas atómicas una vez acabada la Segunda Guerra Mundial.

Pues bien, para el lanzamiento de estas bombas eran invitados políticos, intelectuales, e incluso renombradas estrellas de Hollywood, como el caso de John Wayne, que falleció poco tiempo después de presenciar uno de estos lanzamientos de un doloroso cáncer de estómago.

bikinis de principio de siglo

Los ilustres invitados se sentaban cómodamente en sillas viendo con asombro y entusiasmo el gran champiñón radioactivo que se formaba tras el lanzamiento; e incluso observaban con divertimento cómo su piel se volvía naranja.

evolución del bikini

A estas alturas, tan surrealista nos parece que nos midieran la pierna a las mujeres antes de entrar a la playa como el bronceado radioactivo que recibían los ilustres personajes invitados a semejante barbaridad.

Pero el lanzamiento de estas bombas y el efecto tan vistoso producido, inspiraron a Louis Réard a bautizar su invento como Bikini.

Reinvención y presentación

¿Por qué utilizo la palabra “reinvención”? Pues es fácil de imaginar… Porque Réard no inventó el bikini, este dos piezas ya se ha encontrado representado en mosaicos de la localidad italiana de Piazza Armerina en Sicilia, en donde se conserva la villa romana del Casale.

historia del bikini

Se trata de una residencia con una excepcional y bien conservada riqueza decorativa, en cuyos mosaicos se pueden observar damas de la época practicando deporte precisamente con un dos piezas muy parecido al bikini que podemos ver hoy en día en cualquier piscina o playa. Precisamente, esta representación se conoce como “El mosaico de los bikinis”.

Pero la moralidad cristiana que sucedió a la avanzada civilización romana se encargó de tapar el cuerpo de la mujer como si de un pecado se tratase, y esto sobrevivió hasta los guardias urbanos anteriormente descritos que caminaban por las playas metro en mano.

A finales del s. XIX y principios del XX existían dos tipos de prendas de baño para mujeres, uno se componía de dos piezas y el otro se trataba de una especie de mini vestido que no debía ni siquiera insinuar las curvas de la mujer. En cuanto al dos piezas del s. XIX, se debían cubrir hasta las muñecas y los tobillos, y en cuanto al minivestido del s. XX, de minivestido tenía más bien poco.

Además, estaban confeccionados con algodón o lino, lo que los hacía muy pesados a la hora de tomar un baño, convirtiéndolos en algo realmente incómodo.

historia del bikini

Cabe destacar que existió una mujer pionera que quiso romper con toda esta incomodidad, su nombre fue Annette Kellerman, nadadora profesional, la cual, cansada de arrastrar toda aquella tela mojada que pesaba un quintal, lució un diseño propio de una sola pieza, sin mangas, sin perneras y ajustado, para que le permitiese deslizarse por el agua con facilidad.

La respuesta ante tal escándalo por la sociedad puritana de la época no se hizo esperar, y fue arrestada por lucirlo en público en Boston. Pero la semilla ya estaba sembrada, y a ella le debemos que la industria evolucionase y podamos acudir en tanga a una playa hoy en día si nos da la real gana.

De hecho, el modelo de Kellerman empezó a verse en las playas europeas en años posteriores, intentando romper paulatinamente los estereotipos.

Nuevos materiales, nuevos tiempos

La industria textil siguió avanzando, y la incorporación de nuevos materiales que daban como resultado prendas más livianas y cómodas, trajo consigo que las mujeres empezáramos a enseñar más de nuestro cuerpo. En los años 30 y 40 se empezó a incorporar el nylon y el látex, que con el movimiento, en ocasiones dejaban al descubierto hombros o parte del abdomen.

No obstante, el ombligo no podía verse nunca, como lo marcaba el código Hays. Este era un código que marcaba lo que se podía exhibir y lo que no en las películas de Hollywood, y por supuesto, el ombligo no se debía mostrar bajo ningún concepto.

El primero que se atrevió a diseñar algo parecido a lo que hoy conoceríamos como bikini, en 1946, fue Jacques Heim, creando un dos piezas al que bautizó como “átomo”, precisamente porque era el traje de baño más pequeño diseñado hasta la época. Dejaba al descubierto el abdomen pero siempre cubriendo el ombligo.

historia del bikini

Pero no fue hasta el 5 de julio de 1946, cuando Louis Rénard presentó ante una sociedad estupefacta el famoso “bikini”. Ninguna modelo se atrevía a lucir semejante atuendo que rompía todos los estándares morales, así que fue una estriper la que se armó de valor y se puso por montera todas las críticas, luciendo con orgullo el primer bikini.

Sin embargo, las mujeres eran totalmente reticentes a utilizarlo, y no fue hasta los años 50, con la ayuda de la industria cinematográfica y apariciones estelares como la de Ava Gardner, Rita Hayworth o Brigitte Bardot, que fueron fotografiadas en bikini enseñando el ombligo, donde el bikini empezó a popularizarse y a ser visto en infinidad de playas del planeta.

No obstante, no fue hasta la época de los años 60 donde alcanzó su mayor popularidad. Aunque a muchas españolas todavía nos costó un poco… La moralidad y la censura de la España franquista se tenía que conformar viendo cómo las “suecas” se paseaban con esta prenda por nuestras playas, mientras nosotras seguíamos tapando todo lo tapable.

Afortunadamente, los tabús se superaron… Y cada cual, hoy en día puede escoger la playa que le plazca hasta para pasear libremente su desnudez, sin que nadie vaya con un metro midiendo el largo de pierna.

Esperamos que os haya resultado interesante la historia del bikini y su evolución, realmente da para mucho.

Y no te pierdas este artículo sobre bañadores asimétricos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here