El acné

Mejorar brotes con sencillos trucos

El acné se produce cuando existe un exceso de sebo y un exceso de células muertas, que hacen que las bacterias queden atrapadas en el interior del poro sin poder salir al exterior, produciendo una inflamación y dando lugar al molesto y antiestético acné.

Los peores brotes se suelen padecer en la pubertad, pero también pueden producirse por desarreglos hormonales o estrés a cualquier edad.

El acné

Existen una serie de pautas que deberás llevar a cabo si quieres que estos molestos brotes desaparezcan cuanto antes. El acné, precisamente por resultar tan antiestético, puede dar lugar a trastornos psicológicos por problemas con el propio aspecto, eso sin contar que algunos granos provocados por esta infección pueden resultar realmente dolorosos y molestos.

«El pelo es un gran recolector de gérmenes»

La primera norma y aunque te cueste, ¡despéjate la cara! La tendencia que solemos tener cuando tenemos brotes de acné es el de taparnos la cara mediante flequillos o peinados que muestren nuestro rostro lo menos posible, pero esto es una mala idea. El pelo es un gran recolector de gérmenes, y junto al roce que provoca en la cara, provocará que la infección se extienda y empeore. De la misma forma, intenta tocarte la cara con las manos lo menos posible, sobre todo con las manos sucias. Recuerda que lo que queremos, precisamente, es erradicar una infección.

El acné

En segundo lugar, limpieza. Utiliza agua micelar a diario, o un jabón suave, te ayudará a mantener limpia la piel, lo que contribuirá a tener la infección controlada. Existen otros remedios caseros, como mascarillas de arcilla, vinagres… Intenta no caer en la tentación de tratamientos demasiado agresivos, sencillamente se trata de controlar una infección, no de dañar tu piel.

Más información sobre las mascarillas de arcilla, aquí

El acné

Y en tercer lugar, y no por ello menos importante, hidrata tu piel. Aunque el acné sea producto de un exceso de sebo, siempre debes hidratarla correctamente. Bebe abundante agua, toma suplementos de zinc y utiliza hidratantes con poca carga grasa, como por ejemplo un gel fresco con base de aloe vera, que además tiene efecto cicatrizante.

Con estos prácticos consejos y un poco de paciencia, tu acné irá mejorando, y aunque vuelvas a tener algún brote, será menor que el anterior.

Y si quieres descubrir como hacer una mascarilla de aloe vera para el pelo, visita este interesante artículo

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here