Cómo hacer queso en casa

Con este artículo te vamos a enseñar como hacer queso en casa. El queso es un alimento delicioso que puede llegar a crear adicción, de hecho somos muchos los que estamos enganchados a él en todas sus formas y sabores. Además, es muy nutritivo, aportándonos gran cantidad de vitaminas A y D, que nos ayudan a absorber el calcio y a mantener nuestros huesos y dientes sanos. De igual forma, es rico en vitaminas del grupo B, destacando la B12, B9 (ácido fólico), B1 (tianina) y B2 (riboflavina). Con todo esto, además, nos aportan proteínas de alto valor biológico, esenciales para reparar y mantener la estructura celular de nuestros tejidos.

como hacer queso en casa

Pero como todo en esta vida, se debe ingerir con moderación, ya que también suele ser rico en grasas saturadas y sal.

Puede parecer que realizar nuestro propio queso en casa sea complicado, o que necesitemos unos utensilios que no están a nuestro alcance, pero lo cierto es que es bien sencillo y bastante económico, incluso hacer un auténtico queso curado aderezado con las hierbas que quieras. Veras como hacer queso en casa es más fácil de lo que crees.

Consejos antes de empezar

La leche que escojas para elaborar este queso debe ser entera y uperisada, pero fresca, es decir, no vale la UHT de larga duración, debes escoger la fresca que se encuentra en la zona de lácteos refrigerados.

Para conseguir que la leche cuaje se puede utilizar tanto jugo de limón como vinagre, pero es recomendable utilizar jugo de limón ya que el sabor residual es mucho más fino y agradable.

El suero sobrante no lo tires, es muy nutritivo y altamente digestivo, ya que contiene compuestos bioactivos que ayudan a cuidar la flora intestinal, además de contener vitaminas del tipo B, C, E y D; y minerales como el fósforo, el sodio, calcio, potasio, magnesio y manganeso por lo que ayuda a cuidar nuestra masa muscular.

como hacer queso en casa

Puedes utilizarlo en batidos o incluso en la elaboración de tartas, como sustituto de la leche.

Puedes utilizar hierbas aromáticas, especias, o incluso frutos secos para darle un toque personal al queso, y si además piensas curarlo después, puede acabar siendo una auténtica delicia.

Debes tener a punto los siguientes utensilios de cocina:

  • Un cazo u olla de acero inoxidable.
  •  Termómetro de cocina (opcional).
  • Un paño limpio de algodón o lino.
  • Un colador.
  • Un recipiente limpio en el que quieras darle forma al queso.

Ingredientes y preparación:

  • Dos litros de leche fresca (tal y como te hemos dicho, uperisada pero no UHT, puede ser tanto de vaca como de cabra).
  • Dos yogures naturales sin azúcar. (Nos servirán para cuajar la leche)
  • Zumo de 1 limón.
  • 1 cucharadita de sal.

Con todo esto obtendrás un queso de aproximadamente 300 gr.

1.      Vertemos la leche sobre el recipiente de acero inoxidable y lo colocamos a fuego medio. La leche debe llegar a unos 37 grados de temperatura. No es necesario que hierva ya que está esterilizada, por eso es uperisada. Si no cuentas con un termómetro de cocina, sencillamente mete el dedo (limpio, eso sí). Piensa que la temperatura corporal de una persona sana debe situarse entre los 36 y los 37 grados, así que notarás que la leche está a la misma temperatura que tú.

2.      Este es el momento de añadir los dos yogures y la cucharadita de sal. Removemos hasta que los ingredientes queden bien integrados.

3.      Elevamos ligeramente la temperatura de la leche hasta que humee ligeramente. En este momento apagamos el fuego y añadimos el zumo de limón y removemos. Inmediatamente veremos cómo empieza a separase el suero de lo que será nuestro queso. Si observas que no se separa bien, añade el zumo de otro medio limón. Puede ser que sencillamente el limón fuese pequeño o no tuviese el zumo suficiente. Lo que es importante que observes es que el suero se separa sin dificultad.

4.      Dejamos que la mezcla repose, una hora debería ser suficiente, pero ten en cuenta que cuanto más tiempo reposa, más cantidad de suero obtendremos y más compacto será nuestro queso.

como hacer queso en casa

5.      Una vez pasado este tiempo procederemos a colar la mezcla ayudados con el paño de algodón y un colador. Debemos empezar a prensar el queso para que vaya soltando todo el suero y se vaya solidificando.

6.      Si quieres dejarlo en este punto puedes hacerlo, lo que tienes ante tus ojos es requesón, riquísimo para comerlo con miel y  nueces en unas tostadas. Refrigéralo inmediatamente y consúmelo en un par de días.

7.      Este es el momento de añadir, si lo deseas, otros ingredientes para darle más sabor al queso. Puedes añadir romero, orégano, pimienta, pimentón, nueces…

8.      Para seguir con el queso acabaremos de prensarlo bien y lo colocaremos en el recipiente con el que queramos darle forma. Tápalo con la tapa del recipiente o con film y déjalo reposar en la nevera durante 24 horas. Pasado este tiempo ya puedes disfrutar de un delicioso queso fresco.

9.      En el caso de que quieras ir un paso más allá y tener un delicioso queso curado tienes que untarlo con aceite de oliva y dejarlo en un lugar fresco y seco. La temperatura debe ser de 15 grados, y debe estar alejado de insectos y agentes patógenos. Los maestros queseros artesanos utilizan cuevas y estancias que mantienen la temperatura y el ambiente idóneo para la elaboración de sus excelentes quesos, pero si en casa no tienen posibilidades de tener un espacio de este tipo, puedes utilizar, por ejemplo, una vinoteca.

Deseamos que con estos sencillos consejos hayas descubierto como hacer queso en casa y te animes a elaborar el tuyo propio. ¡Buen provecho!

Y si te ha gustado, no te pierdas este artículo sobre los beneficios de cocinar al vapor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here