Cómo evitar el pipí de gato en tus plantas de interior

Los gatos son seres un tanto peculiares para hacer sus necesidades, les encanta escarbar y se pirran con el olor de tierra mojada, por lo que a veces es difícil evitar el pipí de gato.

Aunque tengan su arenero impoluto e incluso si están esterilizados, no van a poder resistir la tentación que les suponen las plantas.

Eso sin contar que debes asegurarte de que las especies que tengas en casa no sean tóxicas para ellos, ya que en muchas ocasiones pueden llegar a masticarlas. Ellos necesitan hierba para limpiar su intestino, y además, es que las plantas ejercen sobre ellos como una especie de atracción fatal que no pueden evitar.

pipí de gato

El orín de los gatos es extremadamente fuerte, por lo que, además del desastre que puedes encontrar si les da por escarbar, desparramando toda la tierra y rasgando raíces, es muy posible que tus plantas mueran. Primero empezarán a amarillear, después se harán negras las hojas, y más tarde perecerán.

A continuación te ofrecemos una serie de trucos para que la convivencia en casa sea lo más armónica posible.

Toca sus puntos débiles

Hay ciertos olores que a los gatos no les gustan nada, por lo que puedes intentar evitar el pipí de gato, colocándolos sobre tus plantas para que actúen como un repelente natural.

El primer lugar lo ocupan los cítricos. Si repartes trocitos de limón cortado por encima de la planta es muy probable que eso lo ahuyente, pero no te confíes…

«Otro remedio son los posos del café, pero se acaban acostumbrando»

Los felinos son muy listos, y se acostumbrará, y la tentación de volver a escarbar en esa tierra blandita que huele delicioso es posible que se anteponga a su repulsión por el limón.

En tiendas especializadas venden un spray con un líquido que asegura que ahuyenta a los gatos para que no se orinen en ciertos sitios. Como con los cítricos, puede ser que funcione un tiempo, hasta que tu minino se acostumbre y la llamada de la naturaleza vuelva a ser más fuerte que el repelente.

gato entre las flores

Otro remedio son los posos del café, pero como con todo, se acaban acostumbrando.

Hay otros medios más agresivos, como el uso de cayena o pimienta molida, pero pueden causarle una seria irritación en las vías respiratorias de tu gatito, y no queremos eso.

«Puedes intercalar piedras de diferentes tamaños, de forma que la planta siga respirando»

Como último recurso, y uno de los más efectivos es la colocación de piedras. Pero ojo con qué piedras colocas. Recuerda que la planta necesita respirar y necesita que dejes espacios en la tierra para que pueda evaporarse el exceso de humedad.

Si quieres entender más sobre el comportamiento de los gatos, puedes visitar este vídeo

Si colocas piedras pequeñas, el gatito va a seguir haciendo pipí igualmente así que lo ideal es que coloques piedras de un tamaño en el que le sea molesto colocarse y rascar. Puedes intercalar piedras de diferentes tamaños, de forma que la planta siga respirando y al gato le sea incómodo subirse ahí. Como ves, una solución sencilla y duradera, y que, con un poco de ingenio, puede ser muy decorativa.

Esperamos que con toda esta información en tu poder, puedas lograr controlar el pipí de gato en tus plantas.

Descubre más artículos de interés, en nuestra sección de hogar y plantas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here